lunes, agosto 07, 2006

Casa-Museo De la Bola

Paseando por la avenida Parque Lira, uno llega al parque que lleva el mismo nombre. A mitad de este lugar, sobre la avenida, se encuentra una casona vieja del siglo XVII. Al cruzar el portón que sirve de entrada hay un patio rectangular de buen tamaño, unas escalinatas frente al portón, que llevan a lo que una vez fuera la huerta donde había 420 olivos, que producían aceite de oliva, importante labor para el pueblo de Tacubaya, a pesar de haber sido prohíbido por la "Nova Hispania" , 1700 magueyes y árboles frutales de distintas especies... Por un patio aledaño se llega a lo que fue la caballeriza y unas escalinatas del lado izquierdo llevan al primer piso y el lugar de mayor interés de todo el conjunto arquitectónico. Al observarlo todo, tiende uno a imaginar qué personajes han habitado esa casa desde su edificación hasta hace algunos años, en cuántos encuentros con la historia no se ha visto envuelta, y muchas cosas más. Su suntuosidad y estilo de formas elegantes hablan de habitantes puedientes.

Su historia se remonta a 1600 según documentos que la certifican, de ahí hasta la fecha, han vivido 19 personas en ella. Francisco de Bazán y
Albornoz fue su primer propietario en 1616, un tío Inquisidor Apostólico del Santo Oficio . En la segunda mitad del siglo XVII la habitaron el Arzobispo Mateo Saga de Buquerio, Sebastián Guzmán y Córdova, El Caballero de Santiago Antonio de Osorio, y Miguel Gambarte. A finales del siglo XVIII, la casa fue testiga de la desafortunada pérdida del poderío económico de un tío envuelto en el negocio de las minas, un tal José Gómez, quien se ve obligado a vender la propiedad. La adquiere el Conde de la Cortina y la vende al Marqués de Guadalupe o la familia Rincón Gallardo, quien la manda fraccionar en una casa chica y una grande, se cree que la grande es lo que vemos ahora. Ana Rosso de Rincón Gallardo, fue una de las últimas propietarias de esa dinastía, quien al verse viuda decide hacer voto de pobreza confinándose en un rincón de la casa donde tenía como único mobiliario un catre maltrecho.


A la muerte de Doña Ana, la casa quedó en manos de familiares de ésta. Y fue Joaquín Cortina Rincón Gallardo que por la pingüe cantidad de $95,000.00 pesos vende la casa a "Don Antonio Haghenbeck de la Lama" un pariente suyo, en 1942, que la paga con billetes de a 5 pesos que llevaba envueltos en papel periódico.
Don Antonio Haghenbeck fue un hombre de descendencia alemana, de una familia acomodada en las altas clases sociales. Los lazos de sus ancestros se pueden sentir en la casa, ya que usó material de la casa de sus padres, cuando ésta fue demolida, además de ésto a lo largo de la casa hay recuerdos gráficos de sus antepasados, ya que las hermanas Juliana y Josefa San Román, abuela y tía de Don Antonio, fueron pintoras y pupilas del pintor catalán Pelerín Clavé, quien fuera director de la escuela de San Carlos.
Don Antonio era un coleccionista de objetos de toda índole, creando un estado
abigarrado, dándole a la casa un estilo "ecléctico". Las diferentes salas, como el comedor con la mesa de roble, la biblioteca y sus pinturas del siglo XVII, el salón Rosa y el salón Verde donde se admira un escritorio tipo "Boulle" llamado así por el autor Charles Boulle, las dos recámaras -la de verano y la de invierno, objetos de varios estilos, entre ellos: jarrones franceses con imágenes de Napoleon, pinturas anónimas mexicanas, pinturas de su tía, vitrinas con platos de compañía de Indias, porcelanas de Limoges, cristaleria de Bacarat, que hacen de este espacio algo digno de cualquier museo. Cabe aclarar que todo está exactamente como Don Antonio lo tenía en vida.

En el interior de la casa hay una especie de templo que mandó hacer, pues por sus achaques no salía de la casa, y como deboto cumplía con sus obligaciones religiosas al pie de la letra. En este templo hay un objeto que Don Antonio consideraba el más preciado de los tesoros; "El zapato del Pescador". Este interesante objeto que no es cualquier zapato, se le llama así por que es dado por el Pescador de Pecados, es decir, "El Papa", y se da como símbolo de amistad.
Don Antonio muere en 1992, con más de ochenta años, soltero y sin descendencia. Dentro de sus más explícitos deseos es que su fortuna y sus propiedades (entre éstas están La hacienda de Santa Mónica y la Hacienda de San Cristóbal Polaxtla, en la Puebla de los Ángeles) sean donados al pueblo y así convertidos en museos, como aquellos que en algún momento de su vida visitara en todo el mundo. Así nace el Museo Casa de la Bola que la fundación Cultural Antonio Haghenbeck y de la Lama se encarga de mantener en pie.
El recorrido de esta casa-museo es por demás interesante, desafortunadamente sólo dan 45 min. para recorrer todo. Hay un guía que liderea la expedición y cuida que nadie se pase de calavera. Los domingos se puede visitar, los demás días con previa cita.
El museo casa de la Bola, llamado así por que se cree que tal vez tuvo una Bola como objeto arquitectónico, o tal vez por que de ahí salió una muchedumbre también llamada "Bola", sea como fuere, tiene un toque especial que mantiene vivo el espíritu de un hombre como Don Antonio.

7 comentarios:

Licery dijo...

Hola Osgard :)

¡¡¡Vaya!!!. Hace algún tiempo (años jaja) visité este museo y, he de confesar, no me pareció interesante. Recuerdo que en esa ocasión se trataba de una visita guiada, organizada por la profesora de historia, para un grupo de 40 "ceceacheros (CCH)", todo era un desastre, la mayoría del grupo no prestaba atención a lo poco que el guía explicaba, y digo poco porque el guía hacía más énfasis en que el jardín se alquilaba para realizar eventos de bodas y XV años (por si se nos ofrecía, él también podía dar informes), por otra parte (como ya te lo he comentado en otras ocasiones), las materias de historia (de lo que sea) son dificilísimas para mí, el resultado fue que me separé del grupo y comencé a recorrer el museo yo sola (no entendí nada), únicamente viendo y admirando los objetos que existían en ese lugar.

Ahora que leo esta narración tuya, todo es diferente, MUY INTERESANTE, creo que se debe a tu particular estilo de describir las cosas, hasta me queda la inquietud de volver a visitar este museo.

Como siempre, GRACIAS MIL por contribuir con mi lento aprendizaje de todo lo relacionado con HISTORIA.

Saludos.

P. D. Te nombro, de ahora en adelante, mi profe de historia (claro, si tú quieres ¿verdad?)
;)

Nerpus dijo...

¡¡Mojkä!!
Gracias por tus comentarios, siempre son bienvenidos.
Cuando uno está en prepa o cch, como en tu caso, la verdad es que este tipo de lugares es lo menos importante en el mundo.
Visítalo, no te vas a arrepentir.
Lo único malo es que no puedes apreciar todo lo que hay, pues el guía te trae a la carrera, y pues muchas cosas se van, y no te puedes regresar a ver.
Todo cambia con el tiempo y las opiniones y perpectivas también. Hasta más ver.

Karina dijo...

Ciao!!Qué te puedo decir!!! pues que soy una ignorante en lo que se relaciona a estos aspectos. Desconocía completamente la historia que envuelve a este museo, por lo que veo por las fotos es muy bello, y es difícil mantener un museo en perfecto estado después de tanto tiempo. Pero es grato que se conserve,ya que la gente "culta" y la no tan culta puede empaparse de conocimientos.
¿¿Será que no lo conozco, porque nunca me dejaron ir de tarea en la escuela?? Yo creo que sí, a veces sino se nos obliga no hacemos las cosas, ¿verdad? Ahora me voy a dar a la tarea en ir a "cultivar tantito mi mente".
Gracias por compartir tus experiencias y gustos, cuídate, ci vediamo :oD

Licery dijo...

Óooorale niño, 10 por la nueva presentación de tu blog, debes saber que me fascinó la combinación de colores, sobre todo porque el color que más abunda es el negro y es mi color favorito.

Qué onda amiguito, otra vez yo :))

Claro que voy a visitar otra vez este museo y algunos otros que tengo en lista de espera de ser visitados por mí jajaja, aún no sé cuando, pero los voy a visitar.

Gracias por invertir unos minutos de tu tiempo en leer mis comentarios y contestarlos :)

¡¡Tsoki Thopu!! (Creo que así se escribe y si no, pues perdón pero ya conoces la capacidad de mi memoria jajaja)

Mary dijo...

Nerpus!!! Qué padre te quedó el blog!! la verdad es que este espacio se distingue por el contenido pero con esta nueva presentación se ve más impresionante. Sobre el museo, debo reconocer que nunca me he dado una vuelta por ese lugar, pero me pareció tan interesante tu descripción, que sin duda, será una opción para visitar muy pronto. Saludos y abrazos! :o)

Karina dijo...

Ciao ragazzo!! ¿Qué te puedo decir?... que soy una ignorante, desconocía completamente todo esto. Puedo concluir que entre uno más conoce, se da cuenta de que no sabe nada acerca de todo lo que nos rodea, el mundo es tan complejo que nunca terminaremos por saber todo lo que existe en el.

Por lo que ví en las fotos que tomaste, el museo es muy bello, que bueno que lo conserven en buenas condiciones después de varios años; ya que no es cosa fácil. Para que la gente "culta" y la "no tan culta", se percate de todo lo bueno que hay en este país.

Yo creo que no lo conozco porque nunca me dejaron ir a ese lugar en la escuela, y ya sabes que si a uno no lo obligan hacer las cosas, ¡nunca las haría! (depende de las aspiraciones de cada persona, sin duda).

Gracias por compartir estas historias y experiencias conmigo, por hacer que mi "YO" se interese un poco más por la historia.

PD. ¡ESPERO que ahora si se guarde mi comentario, sino, otro día no escribo nada!¡Ahora sí es en serio! ja,ja,ja...

Ci vediamo signorino Oscarino :o)

Anónimo dijo...

hola soy de españa
me encanta esta pagina.. pudes encontrar muxax cosas super interesante .....
la pejor pagina!!!!
besito cris


de españa!!!!!!!!!!!!!!