jueves, febrero 15, 2007

La piedra con piedra se talla.

La riqueza de nuestro país es clara en lugares como playas, bosques, zonas arqueológicas, sierras, etc. Éso lo pone en un lugar de competencia con muchos otros países que cuentan con las mismas atracciones. Estos lugares son de belleza inigualable, también los hay únicos dentro de su propio género. La belleza mexicana queda clara en dos lugares en el Estado de México con semejanza a otros por sus características de construcción. Uno de ellos es el cerro del Tecutzingo (del cual ya hablé, julio 12 2006), el otro se encuentra a 125 m sobre el nivel de la población y se llama "Malinalco". Este último queda como testimonio de la época del pueblo del Sol y es una muestra importantísima de su habilidad astro-arquitectónica. El recorrido deja en claro que nuestro país aún conserva tradiciones que al paso del tiempo se siguen renovando y que surgieron de la combinación de las ideas prehispánicas y las europeas. Un claro ejemplo es "El Rincón de San Miguel". Visitado en el mes de agosto por la gente oriunda es usado para celebraciones en honor a San Miguel Arcángel. En época prehispánica fue importante por la existencia de un manantial que aún abastece a la población de Malinalco y se usa para el riego. Hay restos de basamentos piramidales (entiéndase que en México no existen las pirámides como tales) y tal vez se adoraba a "Tlaloc". Mientras subimos no por la escalinata tallada del cerro que originalmente conducía a la cima y que hoy está en desuso para su conservación, les contaré a grosso modo la historia de Malinalco.
Ahuízotl, uno de los más grandes Huey Tlatoani de la gran Tenochtitlán, llevó las huestes militares aztecas más allá de los confines de la isla tenochca.
Poco a poco los pueblos aledaños fueron sometidos al poder azteca. Malinalco se manda construir por Ahuízotl a principios del año 1501. Ahí los guerreros "Cuauhtli" y "Ocelotl", ambos selectos grupos militares, eran iniciados en prácticas bélico-religiosas.
La estructura más imponente es el "Cuauhcalli" o "Casa del Águila" ave que representa al sol. El edificio que fue esculpido del cerro mismo, es resguardado por dos ocelotes, símbolos imperiales aztecas, en posición sedente a cada lado de la escalinata y en medio de éstos lo que pudo haber sido un portaestandarte. Arriba se ven dos pedestales que se posan al lado de las fauces de Tlaltecutli "Monstruo de la Tierra".

El primero de éstos (derecha) tiene forma de serpiente y sus escamas como flechas son una alusión a la guerra. El otro es un "Huéhuetl" o tambor forrado en piel de jaguar. Ambos pedestales tenían figuras humanas en su cima. Una lengua bífida conduce al interior del templo. En él, con alas extendidas, se ven dos águilas una frente a la otra, y un ocelotl en medio, todos descansan sobre una banqueta circular. En el piso justo enfrente del ocelotl hay otra águila sin las alas extendidas. Ésta posee una oquedad en el centro donde seguramente se depositaban autosacrificios. Cabe destacar que este recinto está ubicado hacia el sur del cielo, lo cual da un ejemplo de la presición astro-arquitectónica de muchos de los grandes edificios prehispánicos en Mesoamérica, pues el águila y el ocelotl están perfectamente alineados con la luz solar para que durante el solsticio de invierno, cuando son alumbrados, nos recuerden a Huitzilopochtli, el gran numen de la guerra con atributos solares.

Dentro de las prácticas bélico-religiosas de este lugar se encuentra el sacrificio humano. Aquí hay un edificio que parece haber sido el escenario de los llamados "Sacrificios Gladiatorios"que consistía en tener a un guerrero cautivo con un pie atado al centro, armado con un mazo con plumas. Su contrincante portaba un mazo con navajas de obsidiana. E iniciaba la lucha hasta la muerte. Hay otro edificio con base circular que alguna vez tuvo pinturas en sus muros. Existe una muestra que realizó un arqueólogo donde se pueden ver tres guerreros ataviados para la guerra. Llevan armas como chimallis o escudos, y una cuerda para atar cautivos. Sus cuerpos están pintados con franjas rojas, símbolo del sacrificio y en sus pechos llevan pectorales en forma de mariposa. También hay restos de habitaciones.
Al fondo de la zona se encuentra otro edificio. Aquí había prácticas bélico religiosas que eran practicadas por gente de la elite desde las tres bancas que se encuentran aquí.
Malinalco como ya lo mencioné, es un lugar importantísimo por las características monolíticas de su estructura. Lo más increíble de todo, es pensar que en esa época, a pesar de que los metales, no se utilizaban para crear ni armas ni herramientas, el trabajo arduo de esculpir un cerro con cinceles de andesita, que no deja de ser piedra, habla de la maestría y dedicación de estos hombres arquitectos. No por nada Malinalco es un lugar tan importante en el mundo como lo son Ellora, Elephanta Ajanta, Mamallapuran en la India, Abu Simbel en Egipto, Petra en Jordania, La Tumba del Rey Dario en la antigua Persia, Canus en Grecia y Lalibela en Etiopía.
Para llegar a este lugar, hay que tomar la carretera a Toluca y luego la salida a Chalma, llegando ahí, es sólo cuestión de seguir los letreros y en 10 km llegarán a Malinalco.
No muy lejos de Malinalco, hay un lugar que se llama "Los Diablitos". Se encuentra en un área montañosa que es muy conocida por los habitantes de la región. Por los gestos y forma de la gente al explicarme cómo llegar, me pude percatar que es un lugar al que le guardan respeto sino es que temor. Un señor dijo que si queríamos quedarnos ahí, teníamos que pedirle permiso a los Diablitos. También dijo que no era prudente ir de noche, pues mucha gente ha tenido encuentros con el Señor de la Tinieblas. ¿Será cierto? Según entiendo por lo que vi, se le llama así por la forma de unas pinturas rupestres que parecen Diablitos. Aunque hay algo más. El viento sopla de manera extraña y en momentos específicos.




Lo más impactante es la forma de esta roca. Si la observan bien y ven lo que yo, se darán cuenta de lo que hablo....

3 comentarios:

Licery dijo...

Hola amiguito:)

Cada vez que leo tu blog me acerco más a la frase "SÓLO SE QUE NO SE (NI)..... NADA" :/

.....aunque te tengo una noticia, es tan emocionante todo lo que relatas y compartes con todo el mundo que ya empecé a leer unos libros verdes (la famosa enciclopedia Mexico a través de la historia) que compró mi papá cuando yo iba a la primaria y que eran mi castigo (me ponía a leerlos y nunca pasa de la tercera hoja jajaja) cada vez que reprobaba Ciencias Sociales o Historia. Entre más leo esos libros menos le entiendo, pero no importa, ya te haré algunas cuantas preguntas :)) si es que no las respondo yo misma al continuar leyendo tu blog.

A nombre de toda la comunidad que tenemos un cerebro tan pequeño que no nos es posible almacenar tantos datos históricos, MIL GRACIAS por facilitarnos la existencia.

P. D. Me late tu auto retrato, te quedó bien.

Nerpus dijo...

Gracias por tu comentario Licery. Sñi conozco la enciclopedia que mencionas, sólo que se llama "México através de los siglos" del nieto de la patria Vicente Riva Palacio, Chavero y tres más. Aunque es muy buena fuente de información, el lenguaje es muy aburrido en ciertos momentos, y si no te gusta la historia no lo vas a soportar, por eso no pasabas de la 3a página, jejeje.

The Fish out of Water dijo...

Hola Nerpus
Es padre eso de que la cultura de nuestro país sea comparable con otras que son realmente grandiosas, como la egipcia o la persa.
Super de acuerdo con LIcery acerca de que cada vez que se lee tu blog uno aprende algo nuevo. ¿Te acuerdas cuando visitamos el museo de Antropología? Solamente con tus explicaciones se me hizo interesante porque si no, ni fu ni fa por no saber qué onda. Me parece que necesitamos leer más sobre nuestro propio país.
Malinalco es un lugar del que yo ya había escuchado, pero no sabía todo lo que dices de él... como que ahora sí dan ganas de cisitarlo, ya que todos sabemos qué onda.
Vientos por esta entrada, amigo.
Saludos