jueves, junio 09, 2016

Visitando Tepoztlán

A mitad de la semana pasada mi amiga Erika me comentó que había encontrado en internet un viaje a Tepoztlán, e hizo una reservación para dicho viaje. Aunque le había dicho que no iba a poder acompañarla en sus planes a causa de otro compromiso,  a final de cuentas quedé libre y así fue como me uní a la aventura.


El sábado a las 4:30 a.m. nos alistamos para salir. Ambos estábamos emocionados por lo que vendría y yo no tenía mucha referencia previa como para tener una idea clara de lo que nos esperaba.

La cita era a las 5:30 a.m. y aunque llegamos unos minutos tarde desde el momento en el que entramos en la camioneta sentimos la buena vibra de la gente que iba con nosotros. Al principio el viaje se hizo en silencio, pues todos éramos extraños y nadie se atrevía a hablar y bueno, también nos echamos una pestaña en el camino. Pero poco a poco se fue rompiendo el hielo, y ya cuando estábamos en Tepoztlán nos hablábamos como buenos compas, unidos por el hambre y ganas de café y tamales que al final nadie compró.




El plan original, era hacer rapel en dos caídas y nadar en pozas en el Cañón de Quetzalcóatl que según la leyenda fue donde nació Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl sacerdote supremo de la cultura nahua. Infortunadamente nos negaron el acceso a este lugar pues a raíz del incendio en esa zona semanas atrás, quedó estrictamente prohibida la entrada a toda persona fuereña o local.

Afortunadamente nuestros guías, Edgar y Gladys, tenían un plan B bajo la manga. Nos informaron sobre la imposibilidad de visitar el Cañón y nos propusieron ir a otro, El Cañón de Meztitla a lo cual todos dijimos, ¡va! y nos dirigimos para allá de inmediato. 

En Tepoztlán se quedó la camioneta y ahí nos dieron todo el equipo que íbamos a necesitar, trajes de neopreno, cascos, cincho con arnés etc.
Se contrató una camioneta que nos llevó al pueblo de Amatlán yde ahí, caminamos un buen tramo hacia la montaña.


Desde que inició la caminata el paisaje empezaba a ser genial, la vegetación es típica del lugar y había vida silvestre por todos lados.


Después de andar un buen rato, llegamos a un mirador desde donde se apreciaba Tepoztlán  a ojo de águila con el ex convento dominico "De la Natividad" en su centro.


Regresamos un tramo pues por ahí no era el camino.  Llegamos a una especie de explanada donde fuimos instruidos en el arte del rapel. Todo parecía fácil y peligroso a la vez. Es en ese momento cuando te das cuenta que las cosas no son tan simples y un error puede ser muy serio o fatal, y los nervios atacan pues estás a punto de hacer algo totalmente extremo y en mi caso, nuevo.




Todo marchaba bien. La explicación fue clara y aunque se practicó muy poco fue suficiente. El siguiente paso era, aventarse. Observas a los demás, medio sufres con ellos y en eso te das cuenta que es tu turno. Aventarse al vacío no es la cosa más fácil del mundo y todo está en la mente. Tu cuerpo está atado a una cuerda hecha para soportar muchas veces tu peso, los arneses y 8s son de material resistente, sin embargo, encontrarse suspendido a 30 metros de altura, sentir que se va uno de boca, que en cualquier momento tus fuerzas pueden fallar, son suficientes como para hacer que te petrifiques. Pero ahí estás. A eso fuiste. No queda más que aventarse y vivirlo, experimentarlo, y dejar atrás cualquier miedo o inseguridad.



El primer descenso fue de 30 mts. Me coloqué donde Edgar me indicó y él hizo el amarre en el instrumento llamado 8. Y de ahí, fue lanzarme al abismo en mi primera experiencia haciendo rapel.
¡Sí! La sufrí. Por mi mente iban todas las instrucciones dadas momentos atrás, tu mano es el freno, no agarres la cuerda, no bajes parado, y en eso, ramas, obstruían mi paso, luché contra ellas, escuchaba las indicaciones de Gladys y me sentía frustrado pues no avanzaba más. Finalmente, ¡Lo logré! Llegué hasta abajo donde mi amiga Erika ya esperaba a los demás, nos volteamos a ver y vimos rostros de victoria y miedo a la vez. ¡Pero lo logramos!


Inmediatamente después del primero, había otro, mucho más pequeño, probablemente la mitad de altura. Y así, todo el camino, uno tras otro a lo largo del recorrido. Al final fueron como 11 ó 12.


Definitivamente estar en la montaña es uno de mis pasatiempos favoritos. La paz que se vive es demasiado relajante, más que el mar, el mar me estresa. El incesante ruido de las olas me recuerda al incesante paso de los automóviles en la ciudad. El bosque, la montaña es tranquilidad.


Mientras esperaba a mis compañeros, me sorprendía que existiera vida en esas partes tan remotas y agrestes. Había insectos, ciempiés, avispas, moscas, mosquitos, ranas, renacuajos y seguramente muchos otros animales que sólo salen de noche. Mis compañeras dicen que escucharon el rugido de algún felino.

El paisaje estaba lleno de rocas, vegetación, y vida. Algunas de estas rocas formaban pequeñas pozas por las que tuvimos que pasar, lo cual le dio un giro al viaje, pues aunque estábamos preparados para mojarnos, nuestra naturaleza de ciudad nos forzaba a hacer lo imposible por evitarlo.

La experiencia fue de lo mejor. Y aunque al final ya me dolía todo, especialmente la cintura por cargar mi propio peso, conocer gente y lugares nuevos fue más enriquecedor. Las vistas del cañón, la adrenalina del rapel a gritos de baja el culo, estás parado, etc etc, ayudaron a bajar la tensión.

El último rapel fue un gran reto, pues otros 30 mts esperaban pacientemente y la vista desde la cima era aterradora. Junté todo el valor que pude para poderme soltar de la roca que sostenía mis pies. Y abajo fui. lentamente, aterrado y emocionado, escuchando los gritos de los demás que ya estaban abajo. No quería llegar, pues sabía que el hecho de tocar el piso significaba el fin de la aventura. 

Hacer rapel es genial. No sólo por que para hacerlo tienes que ir a lugares distantes, sino por que también es un buen momento de probar tus límites. Es una actividad difícil, cansada y peligrosa, pero si se hace con profesionales como Gladys y Edgar y compañeros como los que viajaron conmigo, se le olvida a uno que su vida corre peligro.
Fue una gran aventura tal y como lo promete el nombre de www.diversionenmontaña.com.mx
que es la compañía que nos llevó, instruyó y cuido. Sin lugar a dudas volvería a viajar con ellos en muchas otras ocasiones.




2 comentarios:

Diversion En Montaña dijo...

Gracias Oscar, excelente reseña y te esperamos a ti y a todos para mas aventuras, y recuerda "bajar el cu..o, jaja, un abrazo!!!

Erika Santiago dijo...

¡Genial! Como siempre es fabulosa la forma en la que redactas las anécdotas, ¡lo volví a vivir!. Me alegra mucho que te haya gustado :D