jueves, julio 20, 2006

Una bitácora familiar (2ª Parte).

Los incandescentes rayos solares penetraban por las ventanas del "súper bólido" que corría ligero sobre una avenida adornada con una estatua en medio de una glorieta. Mi corazón latía rapidamente embriagado por la emoción. Menejaba muy despacio, mis ojos buscaban incansablemente la banca que mi bisabuelo mandó hacer. No estaba por ningún lado. Pensé que en el pueblo podría encontrarla.
La avenida se convertía en calle, y a lo largo de ella, no había ni casas de adobe ni niños en huaraches ni mucho menos, sino edificios modernos; uno de ellos era una escuela de muros azules, adornada la cima con un letrero que llevaba el nombre de una mujer de apellido; "Barragán". Mi corazón y mente dieron un vuelco, existía una conexión entre la tierra y yo.
La calle más cada vez estrecha , me llevó al centro de Cotija. El auto penetraba entre gente, motonetas y camionetas de granjero que se veían por doquier. Empero, no fue hasta que lo estacioné, que pude contemplar de que estaba rodeado. Me encontraba en un mundo que no correspondía ni en lo más mínimo a lo que esperaba. Miré con un sentimiento cercano al horror que las camionetas llevaban placas de California, Tenessee, efebos caguengues manejábanlas en círculos por la plaza a rítmo de hip-hop en una competencia que tenía como objetivo ver quién emitía el sonido más ensordecedor, la gente hablaba inglés aunque tenían rostros morenos y mejicanos. La algazara de la gente, el ruido de la música, el intenso sol, todo ocasionó el efecto opuesto al goce y recreación.
A la iglesia entré decidido entonces, a refugiarme en la distracción y despejar mi mente . Lo logré, pero el desabrimiento se reflejaba en mi rostro. Al salir de ella, caminé un poco y después de unos minutos decidí salir de ahí. Entré al auto, lo encendí y me alejé. En el camino a la salida, fui testigo ocular de un acto que tal vez terminó en trifulca; un tío se le había cruzado a otro, el primero decidió perseguir al segundo... Ambos traían placas de California. Salí de Cotija alicáido y mohíno. Tomé la avenida que se convertía en carretera y me dirigí a Quiroga.
¡¡¡Qué desilución!!!
Conforme me iba alejando del lugar que buscaba, mis ideas fueron mutando.
Llegué a Quiroga ya más calmado, con buen humor, y lo mejor, sin dolor de cabeza. Quiroga es un lugar muy pequeño, en realidad no visité nada, ni del auto me bajé. De Quiroga me fui a Jiquilpan.
Jiquilpa puede ser encantador. Tiene edificios coloniales y modernos, las torres campanario de sus iglesias sobresalen de entre un mundo de edificios. Ahí pasé la noche que era Navidad. Aunque los recuerdos y las imágenes experimentadas la tarde anterior, no se fueron con el día. Allá también encontré gente que hablaba inglés aunque se vieran como mejicanos.
A la mañana siguiente, o sea el 25, me levanté de mejor ánimo.Pensé las cosas mejor, miré por la ventana y vi las calles desiertas. Una idea asaltó mi mente. Cotija estaría igual de vacía si me dirijíera en ese momento hacia allá...

5 comentarios:

Licery dijo...

¡¡¡¡¡Cielos amigo :/ !!!!!! Esto si que es una mega sorpresa, tampoco imaginé nunca que estaría todo tan cambiado, y vaaaaya cambios.

Qué impresionante debe ser encontrar un lugar que, aunque pertenece a uno de los estados con costumbres y tradiciones muy arraigadas, no conserve su escencia
natural. Estoy de acuerdo en que las cosas cambian, y creo que debe ser así, pero deben cambiar para bien y no para destruir el origen y legado cultural que puede tener un lugar.

Me encanta tu manera de redactar, primero bien feliz porque encontraste tu apellido en un lugar importante : )), despues casi lloro y le pego un puñetazo a la máquina (con algo tenía que desquitarme) por el "modus vivendus (ignoro si así se escribe)" de la gente de ese lugar.

Genial que no te desilucionaste más, al contrario, quisiste seguir investigando......

P. D. Espero con impaciencia el tercer capítulo ;)

To be continued......mejor dicho: continuará.

Saludos desde el rincón de una oficina en Santa Fe, en la zona de corporativos, donde antes tampoco había llegado la mancha humana.......

The Fish out of Water dijo...

Mi estimado Nerpus, los efectos de la globalización se ven por doquier, y uno de ellos es el ver que los pueblos pierden poco a poco lo que los distingue para poco a poco alinearse a un patrón común.... Triste, pero cierto. Y en los años que vienen eso se acentuará aún más.
Yo me acuerdo que de chavito íbamos a visitar a un tío que vivía en Sahuayo, muy cerca de Jiquilpan, así que entiendo bien tus descripciones sobre aquella zona, pero no me la imagino ahora últimamente con tanta gente que se ha ido a los Estados Unidos en los últimos años.
En fin, que me alegro que el viaje que hiciste haya sido productivo, a pesar de esas cosas. Ojalá yo pudiera hacer un viaje así para conocer mis raíces... no sería tan mala idea.
Muy interesante tu relato y con tu estilo que tanto te caracteriza.
Saludos
George

Mary dijo...

Hola Nerpus! Me imagino que sí habrá sido una decepción ver cómo las cosas han cambiado, pero que buena decisión haber seguido investigando.
Como hasta ahora lo has contado, veo que tu viaje resultó ser una experiencia de sentimientos encotrados pero me impacta todavía más el hecho de que aún no terminan! no sólo porque falta que nos relates casi lo último, sino también porque al compartirlo, varios ya nos expresamos como si te hubiésemos acompañado y eso es muy agradable. Seguiré esperando lo que ocurrió... un abrazo!!

Malena-R7 dijo...

Supongo que debio haber sido dificil observar alrededor y ver como la cultura y las raices se van mezclando con ideas y formas de vida de otros lugares, perdiendose en el horizonte que se aleja en la frontera...Muy a nuestro pesar la cultura norteamerciana (si asi se le puede llamar) va traspasando la frontera a traves de los migrantes, pero...a caso ellos tienen la culpa?...las circunstancias guian la vida...
Las costumbres cambian, pero creo que al final la esencia de una cultura no se pierde tan facilmente...La historia y las raices siguen ahi, luchando por no ser olvidadas...Siempre y cuando haya personas como tu que tratan de acercarse a sus origenes.

Anónimo dijo...

Greets to the webmaster of this wonderful site. Keep working. Thank you.
»