lunes, septiembre 03, 2007

Más que unas Cascadas.

Parte I
Buscando más lugares interesantes en México,
descubrimos un par de cascadas en el estado de Hidalgo, a tan sólo 50 km. de la ciudad de Tulancingo, en una pequeña comunidad llamada "Acaxochitlán". Uno nunca esperaría encontrar dichas cascadas en un lugar como éste, y no lo digo de forma despectiva sino por la austeridad de su apariencia. Como es de esperarse, me perdí un par de veces en el camino, afortunadamente no sin antes torcer a la derecha, a la izquierda y en todas direcciones, di con mi destino. Al entrar al pueblo de Acaxochitlán, se va uno por la avenida principal hasta llegar a un pequeño crucero donde es necesario virar a la derecha. Hecho dicho movimiento se empieza a adentrar uno en la profundidad del bosque por un camino ondulante de terracería rodeado del verde de los árboles y las milpas en ambos lados.

Cuando justo uno puede pensar que no hay fin al trayecto, se ven poco a poco algunos piltontlis a los costados de la carretera que se acercan a los autos ofreciéndose como guías, si uno declina el servicio entonces cambian de táctica y sólo piden un peso. Algunas niñas timoratas se apresuran a vender pulseras, bolsas o mejor dicho monederos de chaquira. Si uno decide no comprarles, entonces piden un peso a cambio. Y así piltontli tras piltontli.

Llegamos a una comunidad en la ladera de un cerro y cuyo nombre nunca supe. Pregunté a una mujer que estaba caminando y me di cuenta que no hablaba muy bien el castellano. Llanamente nos indicó con un brazo la dirección de la cascada. Estacioné a Foxi, (mi auto) y pregunté a un anciano que estaba sentado allí. Me explicaba cómo llegar cuando en eso salieron dos piltontlis ofreciendo sus servicios. A pesar de que dije que no, y comencé a caminar hacia donde yo creía que era el camino indicado, ellos nos siguieron sin hacer caso a la negativa un poco timoratos e indecisos. Pronto nos dimos cuenta que sin su ayuda sería un poco difícil llegar a la cascada, así que sólo continuamos.

Sin pensarlo acabábamos de conocer a Damián y Leo, dos hermanos muy simpáticos. Ellos como la mujer y todos los habitantes del lugar hablan náhuatl y español. Así que me sentí como mis alumnos cuando uno les habla y no entienden ni jota.

Caminamos un tramo y se encontraron a otro pilotntli que inmediatamente se unió a la excursión. Echaban chistes y grandes risotadas mientras nosotros nos veíamos con rostros interrogantes al no entender nada en lo absoluto. A la distancia se escuchaba el inconfundible sonido de agua corriente, y en tan sólo unos minutos apareció una cascada de nombre "San Francisco". La vimos por arriba de una montaña y nos apresuramos a descender para estar cerca de ella. La cascada estaba ya enfrente y se veía como levantaba una brisa tenue. Bajamos hasta llegar a la orilla y eso fue suficiente para terminar mojadas nuestras ropas y rostros. ¡Ah, fue excelente! Un buen calmante al calor solar. Contemplamos la cascada y decidimos volver. Los hermanos y amigo se ofrecieron llevarnos a la otra cascada, pero a causa del tiempo no fue posible, así que prometimos regresar el domingo siguiente.

Parte II

Cuando abrí la puerta del auto, escuché una voz que preguntaba ¿Qué pasó? Je, je, era Leo, el más pequeño de los hermanos. Junto a él, estaban Damián y otros 4 piltontlis más. Todos nos querían llevar a la segunda Cascada. Sin pensarlo más todos nos acompañaron. Sólo uno se quedó a cuidar el auto. Durante el camino estos adorables pintontlis iban fascinados con la cámara, huían de ella pero a la vez querían estar enfrente. El viaje a la cascada de menor tamaño que la 1ª, fue a lo largo de un río con agua un poco turbia y estuvo lleno de risas y jadeos, pues era subir y bajar por el cerro. Fue fantástico llegar ahí con todos esos niños. En pago les dimos diez pesos a cada uno y les compramos resorteras a los que no tenían y agua a todos. Este viaje me puso triste a pesar de la felicidad experimentada. Ellos y la gente de la comunidad son una viva imagen de la mala distribución económica de nuestro país. Y mientras políticos de pacotilla se gastan 300 millones de pesos en divorcios absurdos, estos niños son felices con tan sólo un peso. ¡Un peso que no les alcanza para nada! Y sin embargo lo es todo para ellos. Niños que no conocen mas que las grandes extensiones de tierra, la vegetación del lugar, se alimentas de elotes, y seguro estoy es lo único que han de comer. La verdad es una pena que ellos sean hechos a un lado por todos, ya por que hablan náhuatl y son de pueblo, ya por que portan harapos como ropas y están sucios. Creo que lo que vale es su espíritu de niños tan inocentes, que Leo y Damián se subieron al auto sin chistar palabra, bien pudimos haberlos raptado o algo así. Su inocencia es su peor penitencia. El rostro de felicidad al ver sus resorteras se quedó en mi memoria. Ojalá pudiera hacer más pero yo también estoy maniatado. Sólo espero que no crezcan y se corrompan por la frivolidad de nuestra "Gran Metrópoli" civilizada y todo. Sólo espero que nunca pierdan el interés de conservar su lengua materna y que no les afecten la discriminación y el maltrato dado por nosotros los "citadinos" ignorantes de sus carencias, preocupados por las nuestras tan frívolas como la falta de auto o de un buen televisor, cuando ellos no tienen ni zapatos buenos. ¿Y eso los entristece acaso? Naa, son felices en su mundo lejano a la maldad de las grandes ciudades.
La verdadera aventura de este viaje fue conocer a esos piltontlis que a pesar de sus carencias son felices como buenos niños.

6 comentarios:

Licery dijo...

Hola teacher :/

.......tienes razón, este país se ha vuelto tan egoista que sólo pensamos en nosotros mismos y no tenemos esa capacidad de visión para concluir que hay mucha gente que necesita hasta lo más indispensable....... en fin, es difícil para mi expresar una opinión a favor o en contra cuando yo tampoco he hecho algo por esa gente.......

Anónimo dijo...

La verdad es que es un estado engañoso ya que detras de tanta zona árida y desértica se encuentran grandes lugares con agua que uno ni sabe de donde sale tanta, además tienen muchos minerales. Sigue conociendo Hidalgo y estoy segura que seguiras con el ojo cuadrado. DIVIERTETE
VIOLET

The Fish out of Water dijo...

Hola Piltontli N.....
Pues resulta que yo conozco ese lugar.... ¡Sí! ¡En serio! No es que esté inventando cosas, sino que mi madre es de Tulancingo y varias tías viven allá. Unas vacaciones de verano me fui a quedar con mis primos, cuando íbamos en la secundaria y recuerdo que en uno de esos días me llevaron allá. Me da gusto ver que el lugar conserva mucha de su belleza y la neta me divierte ver que te llevaste bien con los otros piltontlis (tú eres el piltontli principal,¿recuerdas?) No me imagino esa escena, pero la verdad qué buena onda. Y adelante con lo que piensas hacer. Ojalá más gente pensáramos como tú. A ver si un día se puede que te acompañe en tus excursiones, claro, si n te hago mal tercio :-)
Saludos y bien por esta entrada

ABRAHAM LÓPEZ MORENO dijo...

Es un lugar fantastico, no parece que sea tan arido, sino todo lo contrario. Buen spot amigo y suerte en la ayuda que necesitas para esa gente. Desde Panorámica Cazorlnese, un fuerte abrazo.

Mª Gemma dijo...

Me ha gustado mucho tu articulo, te deseo mucha suerte con tu colecta, no se que podria hacer desde aqui en españa, si se te ocurre algo no dudes en decirmelo estaria encantada en ayudarte.
Un saludo

ABRAHAM LÓPEZ MORENO dijo...

Gracias por seguir visitando "Panorámica Cazorlense", aquí estaremos para lo que quieras saber de estas tierras. Un cordial saludo.